Premio Nobel de Química 2015: Reparación del ADN

El Premio Nobel de Química 2015 era otorgado a Tomas Lindahl, Aziz Sancar y Paul Modrich por haber mapeado a nivel molecular, cómo las células reparan el ADN dañado y salvaguardan su información genética. Su trabajo ha proporcionado un conocimiento fundamental para entender las funciones celulares y, por ejemplo, para el desarrollo de nuevos tratamiento contra el cáncer.

«Las células han desarrollado una serie de complejas vías de reparación del DNA que permiten corregir las lesiones del DNA que afectan al apareamiento de bases o la integridad del DNA. Hoy en día entendemos los mecanismos […]

olivero

Orangutanes de Borneo: ¿reintroducción de animales confiscados?

Los orangutanes de Borneo (Pongo pygmaeus) están en peligro de extinción. Su población se ha reducido un 50 % en los últimos 60 años, entre otras razones por el expolio de individuos para su comercialización como animales de compañía. Con frecuencia, algunos orangutanes en cautividad son rescatados por las autoridades, y entonces se los somete a un proceso de aclimatación antes de devolverlos a la naturaleza, generalmente en «santuarios» sujetos a protección. Uno de estos santuarios …

Figura 2. Esquema que representa el modelo zig-zag[2]
,
que explica el sistema inmune de plantas (HR: Respuesta
Hipersensible; Avr: Proteínas de Avirulencia; R: Proteínas
de Resistencia).

La coevolución como un sistema de defensa en la interacción planta-patógeno

Las plantas proveen a diversos tipos de microorganismos de agua y nutrientes. A lo largo del tiempo, plantas y microorganismos han coevolucionado, de forma que los patógenos son capaces de resistir los mecanismos defensivos vegetales, pero también pueden inducen en éstos nuevas estrategias de defensa. Este artículo presenta y discute algunos de estos mecanismos básicos de coevolución planta-patógeno.

Figura 1. Dallas, Dakota del Sur, 1936. Créditos

Ingeniería de la biosfera mediante organismos sintéticos: una alternativa al cambio climático

Nuestro planeta está experimentando un acelerado proceso de cambio como consecuencia de las actividades antropogénicas. El futuro de esta transformación es incierto, pero hay un consenso generalizado sobre las consecuencias negativas que su devenir causará a nuestra propia supervivencia. Pero esto no es todo, es bastante probable que este cambio se dé de modo abrupto, catastrófico, pese a que hasta el momento, la progresiva acumulación de gases de efecto invernadero y la degradación de los ecosistemas hayan parecido inocuas. Una posible alternativa a este futuro incierto es el diseño de organismos sintéticos, capaces de reproducirse y expandirse a escala geográfica […]

Figura 2. Un brazo mecánico del sumergible oceanográ- fico Alvin tomando una muestra de fluido hidrotermal en una surgencia del Pacífico Oriental. (Reproducida con permiso del Instituto Oceanográfico Woods Hole).

Chimeneas hidrotermales y las ciudades perdidas abisales

En las zonas más profundas del océano, a miles de metros por debajo de las capas de agua iluminadas por el sol, levantan sus impresionantes estructuras góticas las surgencias hidrotermales. El paisaje fantasmagórico que dibujan alberga una sorprendente diversidad biológica, adaptada a la vida en estos ambientes extremos. Las comunidades que habitan estos oasis del abismo están soportadas por la incansable actividad productiva de bacterias y arqueas, y algunas evidencias apuntan a que la vida pudo comenzar en estos crisoles. Adentrémonos un poco más en estos increíbles ecosistemas.