Cómo escribimos la «g» para referirnos a la gravedad y no a los gramos

Cualquier científico es consciente de que el símbolo de gramo es una g (no gr ni grs. ni otras barbaridades igualmente deleznables). Pero seguro que muchos hemos tenido dudas sobre cómo escribir que hemos centrifugado a «100 veces la aceleración de la gravedad». Si respetamos el Sistema Internacional y la norma ISO 80000 en la que se definen la escritura y el uso de los signos y símbolos matemáticos, no deberíamos tener problemas ni dudas. Ojo, en este contexto no rigen los criterios de ninguna academia de la lengua de ningún país en ningún idioma.

Empecemos por lo fácil: una g al lado de un número suele ser el símbolo del gramo, por lo que se escribe en letra redonda y separada de un espacio siempre a la derecha de un número (nunca entre palabras):

100 g
0,2 g
cuatro gramos.

Cuando queremos indicar la constante física de la aceleración de la gravedad (9,8 m/s), entonces su símbolo tiene que ir en cursiva, como cualquier otra entidad matemática, magnitud física, constante universal, variable o incógnita. Este uso aparece con frecuencia en los libros de física y en los de manuales de técnicas de laboratorio, por ejemplo, para ilustrar velocidad a la que se pone en marcha una centrífuga, independientemente del tipo de rotor que se use. Los pilotos de avión y los astronautas (sobre todo su estómago) también están familiarizados con este concepto. Por tanto, esta magnitud física tendremos que escribirla como g.

A modo de ejemplo, veamos unas formas correctas de utilizar la g para la aceleración de la gravedad:

  • 45g

    para multiplicar un número y una constante o variable en letra basta con pegarlos, como en la ecuación 5 = 2x + 3y

  • 45 × g

    se ha puesto el signo de multiplicar entre el número y la magnitud física, siempre que vaya en un contexto en el que los decimales se separan con punto (veáse Encuentros en la Biología 2016, 157:73)

  • 45 · g

    por la misma razón que antes, salvo que el punto central indica que los decimales se escriben con coma en el texto (veáse Encuentros en la Biología 2016, 157:73).

En cambio, son aboslutamente incorrectas las siguientes formas de escribir la «g» para la gravedad:

45g, 45 · g, 45·g, 45 × g y 45×g

la g tiene que ir en cursiva para no confundirla con gramos

45 g, 45·g y 45×g

la multiplicación no está bien escrita en ninguno de los casos

45 g

significa cuarenta y cinco gramos

Ya no hay excusa para escribir al tuntún las fuerzas centrífugas.

Para saber más

Ideas, reglas y consejos para traducir y redactar textos científicos
El nanoblog del Gonz