Primavera-2019 Número completo y Editorial (Vol. 12, núm. 167)

cover167

Descarga el último número de Encuentros en la Biología” (nº 167) en pdf aquí.

Especialismo y diletantismo
La Biología se ha convertido en un edificio enorme, con tantas habitaciones y de tan enmarañada distribución, que los habitantes de unas ya no hablan el mismo idioma que los de las otras. Ha crecido y crecido, como la Torre de Babel y, al igual que en la construcción de esta, los constructores han terminado por no entenderse entre sí. Un metafórico castigo de Yahveh a una vanidad humana enredada en una ciencia mecanizada controlada por peritos contables que la dirigen mediante su financiación. Esta dinámica de la ciencia hace de algunos científicos genuinos hombres-masa, obreros de la publicación en serie, operarios de la mecanización del conocimiento tal como nos describió perfectamente Ortega y Gasset y que ya quisimos exponer en nuestro anterior número. Diletantismo es el término peyorativo inventado por el científico-masa, usado una y otra vez como excusa para no levantar un milímetro la mirada de su estrechísima área de trabajo. Pero diletante viene del italiano diletante, ’que se deleita’. La ciencia no puede ser privada del deleite ante una nueva técnica, un nuevo enfoque o un nuevo hallazgo. En el fondo, ese deleite es el motor que la hace avanzar. Rompamos muros y abramos nuevas puertas entre estas habitaciones tan alejadas del saber científico. Quizás no podamos aprender el idioma de los moradores de áreas alejadas, pero podemos buscar diccionarios que nos lo traduzcan.

Encuentros en la Biología está en ese empeño y tú, lector, sin saberlo quizás, también.