figura1

Un caudaloso río de carbono

La ruta de biosíntesis del aminoácido fenilalanina, así como las posteriores rutas que conducen a la biosíntesis de un amplísimo abanico de compuestos de gran interés biológico y económico, son responsables de uno de los mayores flujos metabólicos en la biosfera. Paradójicamente, los mecanismos metabólicos y la regulación de estas rutas han sido insuficientemente estudiadas en décadas pasadas en parte debido a la complejidad de las mismas. En los últimos años se han producido avances significativos en nuestro conocimiento de estas rutas y su regulación a distintos niveles. Estos avances suponen la base para futuras mejoras biotecnológicas en áreas tan diversas como la generación de biomasa, la mejora de cultivos de interés nutricional o la producción de madera.

figura1

Una asignatura pendiente: la normalización de la RT-qPCR

En los últimos años, la biología molecular ha pasado por una serie de revoluciones técnicas. La RT-qPCR es una técnica con un papel principal en una de estas revoluciones. Desde su aparición, los análisis de expresión génica se han vuelto cuantitativos, más baratos y más rápidos, por lo que son más populares en la comunidad científica, difundiendo su uso por todos los laboratorios. Sin embargo, la técnica no es tan sencilla como la mayoría de los investigadores piensan. La incorrecta implementación de la RT-qPCR conduce a resultados inconsistentes e irrepetibles. Sin embargo, incluso en este momento, hay investigadores haciendo esfuerzos para reorientar esta situación estableciendo una serie de directrices como en el caso de las normas MIQE. Uno de los temas más problemáticos es la estimación de la expresión génica mediante la normalización de los resultados crudos de RT-qPCR. Por lo general, casi todos los investigadores consideran que la normalización se debe realizar utilizando genes de referencia con expresión estable en cada condición o tejido, los denominados genes «constitutivos». Sin embargo, este concepto ha sido superado por la experiencia que muestra que la selección de los genes de normalización debe lograrse a través de procedimientos experimentales siguiendo un «código de buena conducta» como las directrices MIQE.

figura1

Mejora de especies forestales mediante transformación genética

Los bosques son componentes esenciales del ecosistema y desempeñan un papel fundamental en el cambio climático. El pino marítimo (Pinus pinaster Ait.) es la especie más extendida en el mediterráneo occidental y actualmente forma parte de numerosos programas de reforestación. Nuevas herramientas biotecnológicas para la mejora del pino marítimo, tales como la embriogénesis somática (ES), ofrecen nuevas oportunidades en el campo de la propagación in vitro e ingeniería genética. La ES proporciona una de las vías principales para la mejora genética de especies forestales y una poderosa herramienta para incrementar la producción y calidad de la madera.

Figura 2. Esquema que representa el modelo zig-zag[2]
,
que explica el sistema inmune de plantas (HR: Respuesta
Hipersensible; Avr: Proteínas de Avirulencia; R: Proteínas
de Resistencia).

La coevolución como un sistema de defensa en la interacción planta-patógeno

Las plantas proveen a diversos tipos de microorganismos de agua y nutrientes. A lo largo del tiempo, plantas y microorganismos han coevolucionado, de forma que los patógenos son capaces de resistir los mecanismos defensivos vegetales, pero también pueden inducen en éstos nuevas estrategias de defensa. Este artículo presenta y discute algunos de estos mecanismos básicos de coevolución planta-patógeno.