Mientras le sale el Quijote, este mono escribirá todos los libros que Borges describe en su Biblioteca de Babel.  Considere una máquina con sólo 28 teclas (de la A a la Z, más el espacio) con la que hay que escribir 24 caracteres en secuencia exacta.  Si se aprieta las teclas al azar, se puede generar $28^{24} = 5.4times10^{34}$ secuencias distintas: si el mono que la gobierna tardase 1 segundo en escribir cada sentencia y pudiésemos colocar a una multitud de monos, trabajando sin cesar codo con codo, y ocupando toda la superfie de los continentes, tardarían más de 12 billones de años en lograr al azar la primera frase de Don Quijote de la Mancha, es decir, más de veinte mil veces la duración estimada de nuestro sistema solar... ¡sólo para la primera frase!  No es extraño que los antiguos pensaran en que alguien había escrito conscientemente la historia de la vida.  No obstante, vea la Figura 4.

Algoritmos Evolutivos (primera parte)

La evolución como selección de estrategias de vida se puede destilar hasta sus mínimos componentes: individuos, algoritmos y herencia. Estos elementos bastan para reproducir el fenómeno evolutivo desde el neodarwinismo más radical: la selección del más eficaz va mejorando progresivamente la adaptación de toda la población hasta que, finalmente, surge el individuo perfecto o, al menos, uno que lo hace bastante bien. En esta sencilla aproximación no sólo se escriben novelas con monos afortunados, sino que también se puede ensayar la importancia de la mutación y el sexo, como agentes similares pero de efecto distinto. Y no sólo esto; la pureza del razonamiento es tal que ha sido una de las primeras contribuciones de la biología a las ciencias computacionales.

Figura 2. Esquema que representa el modelo zig-zag[2]
,
que explica el sistema inmune de plantas (HR: Respuesta
Hipersensible; Avr: Proteínas de Avirulencia; R: Proteínas
de Resistencia).

La coevolución como un sistema de defensa en la interacción planta-patógeno

Las plantas proveen a diversos tipos de microorganismos de agua y nutrientes. A lo largo del tiempo, plantas y microorganismos han coevolucionado, de forma que los patógenos son capaces de resistir los mecanismos defensivos vegetales, pero también pueden inducen en éstos nuevas estrategias de defensa. Este artículo presenta y discute algunos de estos mecanismos básicos de coevolución planta-patógeno.

Hermit_Ibis

Encuentros con las novedades

Encuentros en la Biología estrena en el presente número la sección Encuentros con las Novedades. En este apartado animamos a los lectores a participar volcando su propia reflexión sobre cualquier avance científico relacionado con el ámplio área de la biología. En la presente edición, José Antonio Pérez Claros ha puesto el cebador de esta sección con excelentes reseñas sobre dos importantes avances en biología evolutiva.