homo-naledi

Dos conocidos y muy inesperados

La otra sorpresa viene de Marruecos y nos atañe directamente en tanto que se refiere a Homo sapiens. A principios de los años sesenta del siglo pasado una prospección minera descubrió accidentalmente un yacimiento fosilífero en Jebel Irhoud, al oeste de Marrakech. En él se encontraron numerosos restos fósiles con neurocráneos parecidos al de los neandertales, pero con caras más similares a la de los humanos anatómicamente modernos. A su vez, aparecían numerosas industrias líticas que también recordaban a las herramientas de piedra musterienses, típicas de neandertales. Dado que la edad atribuida a los mismos por aquel entonces era de unos 40.000 años, nadie pensaba que pudieran estar relacionados con nuestra especie.