Figura1

Restricción calórica y prevención del cáncer

El aumento en la ingesta de alimentos que está ocurriendo sobretodo en los denominados países del primer mundo está provocando una serie de alteraciones metabólicas y hormonales que junto con factores ambientales afectan a la iniciación y progresión de una serie de cánceres. Se ha demostrado en ratones de laboratorio que la restricción calórica puede ayudar en la prevención del cáncer aunque se desconocen los mecanismos por los cuales tiene lugar en humanos. Además, se ha visto que el ayuno puede mejorar la eficiencia de la quimioterapia.

¿Podría la restricción calórica prolongar la vida en humanos?

La restricción calórica, o la reducción de la ingesta calórica sin malnutrición, es actualmente una de las intervenciones más interesantes y controvertidas en el campo de la biogerontología. Es conocida por ser la única que extiende la vida máxima en una amplia gama de especies, incluyendo mamíferos. Varios experimentos han demostrado la eficacia de la restricción calórica. Sin embargo, los efectos secundarios y las implicaciones a largo plazo están aún por determinar en los humanos. A continuación exponemos algunos de los experimentos más importantes realizados hasta el momento en mamíferos y discutimos sobre el impacto potencial que este tipo de intervenciones tendrían en la sociedad futura.