Escribir bien no cuesta trabajo

Cualquier científico necesita transmitir sus resultados al resto de la comunidad. Una manera de hacerlo es
en los congresos, donde presentamos diapositivas y contamos nuestros resultados. Pero también tenemos que
hacerlo por escrito: desde que estudiamos, en los exámenes, pasando por los proyectos fin de grado, los proyectos
fin de máster, las tesis y los artículos de investigación. Por supuesto, no todos sabemos escribir bien ni con
soltura, pero hay unos consejos muy simples que permitirán que un texto espantoso se vuelva digerible, o que
uno aceptable se convierta en agradable. Estas reglas son: