Florece por primera vez en España un ejemplar de la «Flor Cadáver»

Su nombre científico es Amorphophaullus titanium, pero se la conoce popularmente por el merecido título de «flor cadáver» por el olor de algunas de las sustancias que emanan de su inflorescencia como: la trimetilamina (similar al olor a pescado podrido), el indol (semejante a olores fecales) y el ácido isovalérico (típico del mal olor de pies)[1]. Pese a tales escatológicos atributos de los que se sirve para atraer a posibles insectos polinizadores, sus flores …